Saltar al contenido

Etiqueta: mayores

La oración de Dña. Carmen y la eutanasia

Dña. Carmen era una familiar lejana, suegra de mi tío materno, mujer sencilla de profunda fe. Murió hace, por lo menos, 10 años y con algo más de 100 años. Hace unos días, sus hijos localizaron una cuartilla escrita a mano, una oración impresionante.

Señor, enséñame a envejecer como cristiano. Convénceme de que no son injustos conmigo los que me quitan responsabilidad; los que ya no piden mi opinión; los que llaman a otro para que ocupe mi puesto.

Quítame el orgullo de mi experiencia pasada y el sentimiento de sentirme indispensable. Pero ayúdame Señor para que siga siendo útil a los demás, contribuyendo con mi alegría al entusiasmo de los que ahora tienen responsabilidades y aceptando mi salida de los campos de actividad, como acepto con naturalidad sencilla la puesta del sol. Finalmente te doy gracias, pues en esta hora tranquila caigo en la cuenta de lo mucho que me has amado.

Concédeme que mire con gratitud hacia el destino que me tienes preparado. ¡Señor ayúdame a envejecer así!

La oración de Dña. Carmen deja clara la talla de esta señora a la que siempre admiramos en mi familia. Pero más allá de esto muestra con enorme claridad la situación interior en la que se encuentran las personas según van cumpliendo los años. Se sienten desplazados, arrinconados, sin un papel que jugar en la vida. Solo les queda esperar a que en «esta hora tranquila» les llegue su hora.

Dña. Carmen tenía una gran fe, la esperanza que ofrece el sentido del sufrimiento y un amor a Dios que le ayudaba a corredimir con su sufrimiento.

¿Qué será de los que no tienen a lo que agarrarse? ¿Qué les pasará por la cabeza a aquellos que el sistema les ha llevado a no conocer ninguna dimensión trascendente de la vida? ¿De aquellos cuyo único sentido es la utilidad? No hay mayor injusticia que «dar una salida», la eutanasia, a los que se sienten una carga para los demás. Parecería que les invitamos a que se digan que no sean egoísta, que su momento de morir ha llegado, que son una carga para los demás que con su muerte se aliviaría.

Deja un comentario